Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos

Vida sana asegura adultos mayores con riñones óptimos

14 de Agosto de 2019
Pese a la edad, una persona sin diabetes e hipertensión mantiene función renal óptima toda su vida
Está comprobado que una persona que a lo largo de su vida mantiene alimentación balanceada, es activa, evita el cigarro y alto consumo de sal, tendrá menor riesgo de diabetes e hipertensión y por tanto, garantizada la óptima función de sus riñones a lo largo de su vida.

Así lo señaló la Secretaría de Salud y Bienestar Social, quien en el marco del mes de la persona adulta mayor, resaltó la importancia del cuidado renal para alcanzar una edad con calidad de vida y bienestar.

En tal sentido explicó que con la edad, la función de los órganos del cuerpo va perdiendo sus funciones; sin embargo está comprobado que un tercio de las personas sin diabetes o hipertensión, y que tienen un estilo de vida sana conservan intacta la función de los riñones.

Con información del Centro Estatal de Hemodiálisis indicó que las principales causas de llegar a la pérdida del funcionamiento de los riñones tienen que ver con las personas que tienen el antecedente de altos niveles de azúcar en la sangre y presión arterial alta, de ahí que los cuidados tienen que dirigirse hacia un verdadero control de estos padecimientos y una alimentación saludable.

Señaló que los daños renales ocurren en forma lenta, progresiva y pueden pasar años para que los síntomas comiencen a manifestarse.

Recomendó a las personas adultas mayores mantener consultas médicas y realizar de manera anual el examen general de orina y química sanguínea para identificar niveles de urea y creatinina y así, conocer la condición en la que se encuentran los riñones.

Más importante aún –añadió- es adoptar medidas de prevención primaria como hacer ejercicio y consumir suficientes líquidos porque los adultos mayores pueden tener menos sed que la que deberían, tomar menos agua o líquidos, lo que les puede causar deshidratación y otras complicaciones.

Finalmente, sugirió dejar de fumar y cuidarse del exceso en el consumo de sal, porque son hábitos que también causan daños al riñón.